¿Cómo puede ser que no conozcamos ningún nombre de mujer en las ciencias? ¿Será que no existen? No. Nada de eso. A las mujeres les gusta investigar y, de hecho, lo hacen y lo han hecho por siglos. Pero parece ser que las científicas en la historia son como las partículas: fundamentales pero invisibles. ¿Qué hubiera sido de la ciencia sin las mujeres? ¿Será que la historia no es como nos la contaron? Bienvenid@s a “Científicas. La otra mitad de la historia”.
Esta es una pequeña descripción del curso. Para acceder a su contenido has de estar suscrito a uno de nuestros planes de suscripción. Suscríbete aquí