La importancia de la biodiversidad marina para el planeta Tierra

Picture of somos-amautas
somos-amautas
Fondo del mar en el que se observa la biodiversidad marina.
En la Tierra hay cinco océanos principales: el Atlántico, el Pacífico, el Índico, el Antártico y el Ártico. Cubren aproximadamente el 70 % de su superficie y son esenciales para que exista vida en ella. Ten en cuenta que generan el 50 % del oxígeno que respiramos, pero no solo eso, también proporcionan alimentos y regulan el clima.

Contenidos

Es necesario destacar la enorme biodiversidad que existe en ellos, desde mamíferos marinos hasta peces, moluscos o crustáceos, como explicamos en nuestro curso dedicado a la Biodiversidad marina.

Uno de los componentes más importantes de la biodiversidad marina es el plancton, ya que genera alimento para una gran cantidad de animales. Por ello, forman la base de la cadena alimentaria marina.

A pesar de la gran importancia que tienen los océanos para nosotros y la biodiversidad existente en ellos, somos los propios humanos los que con determinados actos estamos poniéndolos en riesgo. La contaminación, la pesca excesiva o el cambio climático convierte a los seres humanos en sus principales enemigos. Por ello, el día 8 de junio se celebra el Día Mundial de los Océanos. Descubre más sobre Amautas.

La importancia de los océanos para la vida en la Tierra

Los océanos son el hogar de una biodiversidad increíblemente variada. De hecho, se estima que en ellos hay alrededor de un millón de especies, sin embargo, solo han logrado identificarse un 10 % de ellas.

La vida en la Tierra depende en gran medida de los océanos. Hay muchas razones para hacer esta afirmación, a continuación, puedes ver algunas de ellas.

La producción de oxígeno

El fitoplancton existente en los océanos produce la mitad del oxígeno del planeta. Esta comunidad de pequeñas plantas acuáticas lo generan a través de la fotosíntesis. Pero no solo eso, también existen otros organismos, como las ballenas o el plancton, que producen oxígeno mediante su respiración.

La biodiversidad

La enorme variedad de vida que albergan los océanos los convierte en imprescindibles para mantener el equilibrio ecológico. En ellos podemos encontrar desde organismos microscópicos hasta enormes mamíferos marinos.

Cada una de estas especies cumple una función fundamental en la cadena alimentaria y en el equilibrio de los procesos ecológicos y biológicos. Por lo tanto, la pérdida de una de ellas tiene un impacto muy significativo en el resto del ecosistema.

La regulación del clima

Son una gran reserva de calor y regulan la temperatura de la Tierra. Además, las corrientes oceánicas consiguen distribuir ese calor por todo el planeta. Por lo tanto, son un componente fundamental dentro del sistema climático global.

Uno de los principales mecanismos que emplean los océanos para regular el clima es la absorción de enormes cantidades de dióxido de carbono. Lo hacen gracias a la fotosíntesis que llevan a cabo las plantas marinas. De esta manera, reducen la cantidad de dióxido de carbono que se queda en la atmósfera, disminuyendo el calentamiento global.

Los recursos energéticos

Tienen una gran capacidad para proporcionar energías renovables. Un tipo de energía imprescindible en la actualidad, pero que lo será todavía más en el futuro. En este sentido, podemos destacar la energía térmica del océano, la eólica marina o la hidroeléctrica, que es generada por las olas, las corrientes y las mareas.

El suministro de alimentos

Son una fuente indispensable de alimentos tanto para los seres humanos como para otra serie de animales que habitan el planeta. La pesca es una actividad económica indispensable en muchos lugares del mundo. Además, los productos del mar son una importante fuente de nutrientes.

Tanto la pesca como la acuicultura proporcionan empleo de manera directa e indirecta a unos 200 millones de personas en el mundo. Asimismo, se trata de industrias que generan grandes cantidades de dinero.

Por qué se celebra el día de los océanos, origen del día mundial

Desde 2008, cada 8 de junio se celebra el Día Mundial de los Océanos. Se declaró por la Asamblea General de las Naciones Unidas para concienciar sobre la enorme importancia que tienen para la vida en la Tierra.

Dos de los grandes objetivos que se pretenden conseguir con la celebración de este día es promover la conservación de los océanos y que hagamos un uso sostenible.

Tiene su origen en la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Medio Ambiente y el Desarrollo que tuvo lugar en Río de Janeiro (Brasil) el año 1992. Fue en ella cuando se reconoció lo fundamentales que resultaban para mantener el equilibrio ecológico en el planeta. Así, se estableció un programa que los protegiera y preservara lo máximo posible.

Más tarde, en el año 2002, en la Cumbre Mundial sobre Desarrollo Sostenible celebrada en Johannesburgo (Sudáfrica) se volvió a tratar en profundidad este tema.

Como resultado de ambas iniciativas nació el Día Mundial de los Océanos. Además de los ya mencionados, existen más motivos para celebrar este día, algunos de ellos son estos:

  • Hacer entender a la población la importancia que tienen los océanos para la economía. Son una fuente muy importante de recursos económicos para una gran cantidad de países por actividades como la pesca o la energía.
  • Promover una educación ambiental adecuada. Este día ayuda a concienciar a la población sobre los problemas ambientales a los que deben hacer frente los océanos.
  • Fomentar la cooperación internacional entre países. Son recursos compartidos por todo el mundo, así que es fundamental que las naciones trabajen juntas para protegerlos. Este día representa una excelente oportunidad para promover esa cooperación entre países.

Un planeta mal nombrado

En este vídeo del curso sobre biodiversidad marina descubrirás por qué el nombre del planeta Tierra está mal formulado. La razón es evidente, el 71 % de su superficie está formado por los océanos y el 29 % por los continentes.

En este vídeo también se destaca que la vida sobre tierra firme se extiende unas decenas de metros bajo tierra y centenares sobre ella. En cambio, en el mar es posible encontrar vida desde la superficie hasta el fondo, con una profundidad media de 3700 metros en los océanos.

Hay fosas oceánicas de más profundidad, la mayor es la de la Fosa de las Marianas, con 11 kilómetros de profundidad. El fondo de este lugar solo se ha alcanzado en 1960 con el batiscafo Trieste y en 2012 con el Deepsea Challenger. Así que el sitio del planeta más habitado es el más desconocido.

Las primeras exploraciones científicas del mar comenzaron a desarrollarse a partir del siglo XVIII y XIX. Hasta mediados de este último siglo se creía que a más de 600 metros de profundidad no había vida (teoría azoica). Se descubrió que esto no era así mediante el rescate de un cable submarino que estaba a 2000 metros de profundidad. Este cable se recogió cubierto de conchas y gusanos, como muestra y se explica en el curso sobre biodiversidad marina.

Sí es cierto que a mayor profundidad menos vida encontraremos. Sin embargo, en 1977, un grupo de geólogos descubrió vida mediante el submarino Alvin en fuentes hidrotermales a 2400 metros de profundidad. Luego se descubrió que el carbono de los tejidos de los animales que vivían a esa profundidad no procedía de la fotosíntesis, sino de la quimiosíntesis.

En definitiva, la cantidad de especies existentes en los océanos es enorme, por lo que su biodiversidad y riqueza los convierte en lugares imprescindibles para la vida en la Tierra. De hecho, gran parte de estas especies todavía no han sido descubiertas. En nuestro curso sobre biodiversidad marina puedes conocer más sobre este concepto. Descubre más sobre todos los cursos que ofrecemos en Amautas.

4.8/5 - (17 votos)

Comentarios

Contenidos